Seguidores

ATENTO AVISO

martes, 15 de junio de 2010

SUEÑO 14 JUNIO 2010-06-14

MADALA


Acabo de despertar de un sueño… he sentido la presencia del Creador pidiéndome que lo escribiera, me dio pereza, pero ante el temor de que se esfume y sintiendo mi obligación de trabajar para la Luz, aquí me levanté y vine al pc.

Este ha sido mi sueño hoy:

Yo estaba casada con un hombre que servia intereses que no agradaban al Padre, que no eran de la luz, tenia un documento en blanco escondido pero no era mío, pertenecía a nuestro vecino, porque nuestro vecino era de la luz, era un maestro y estaba siendo perseguido, yo colaboré para evitar que lo localizaran escondiéndole documentos y evité que mi esposo (pero ese esposo no era mi esposo actual) los encontrara porque eso hubiera significado mi persecución también.

Los jefes de mi esposo lo acosaban para que encontrara al ese señor y yo sentía que al final yo también sería descubierta. Abrí la puerta y cogí a mis niños…saltamos por la ventana y corrimos, eran pasillos como los de un aeropuerto que daban acceso a unas puertas, corríamos por todos lados intentando que no nos alcanzaran estos señores y mi esposo nos buscaba también, fuimos pasando salas, era como un lugar extraño… llegué a un sitio donde había mucha gente esperando y entonces no sé de dónde salió, pero me cogió la mano y me dio una llave.

Jesucristo me dio una llave dorada, en la parte que entraba a la cerradura tenia una forma de cruz, esa llave solo abría una puerta, y yo llegué hasta esa puerta, daba acceso al lugar destinado a las almas de luz.

Abrí la puerta y vi un prado… todo el suelo era césped verde, estaba entre montañas, en lo alto había casas pequeñitas e iluminadas, pero eran casas individuales, como si fuese la casa de origen de cada alma…en ese lugar me podía elevar del suelo, flotaba y estaba muy feliz porque me había salvado de esos señores que nos perseguían, muchos otros iban pasando…la mayoría de ellos eran niños…muchísimos niños corrían y aquel lugar empezó a llenarse, entraban también algunos hombres y mujeres, algunos de ellos mayores pero sabios, con muchas sabiduría interior… otros muchos querían entrar pero no podían, era como si hubiera un cristal y se estrellaban contra él una y otra vez, había niños también y pude ver la tristeza en sus caras y la desesperación en la de los adultos …

Entonces sentí el eco de la voz del Padre que me habló, el Padre me pidió que escribiera esto y me dictó esta oración:

“Amado Padre y Creador Nuestro yo te entrego todas las unidades de dolor donde han estado nuestros cuerpos moribundos antes de llegar a tu Santa presencia. Envuélvelas en la espiral de llama violeta y transmuta todo lo que pudo quedar en ellas. Yo te entrego esas situaciones y que se haga tu Santísima Voluntad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario